De lo que Puerto Rico todavía no ha dado cuenta…

<<In English>>

Desde que se realizó la crónica de una muerte anunciada, he notado que de momento ha habido una avalancha de discusiones con respecto a la degradación del crédito de Puerto Rico por las agencias acreditadoras.  Recientemente se ha discutido todo lo siguiente:

  1. Opiniones de cual será el efecto de la degradación en las finanzas del gobierno y en la economía en general (incluyéndome a mi desde marzo de 2013)
  2. Quién tiene la culpa (como si eso ayudara a resolver el problema)
  3. Ideas de cómo aumentar recaudos y reducir gastos (y para cada idea que se propone hay uno o muchos que se oponen a que le toquen su “finquita”)
  4. La importancia de mantener la llamada “liquidez” del Banco Gubernamental de Fomento (que no es nada mas ni nada menos que el evitar que la cuenta de banco del gobierno se quede sin dinero para que no reboten los cheques que emitan)
  5. Quién tiene la culpa (de nuevo…)

Lo que no he visto ser discutido es la realidad que más asusta, en la que TODOS nos debemos estar enfocando nuestros esfuerzos para poder resolver, la cual explicaré a continuación.

¿Cuál es la situación actual?

El gobierno ha emitido (o sea, tiene que eventualmente pagar) sobre $72 billones en deuda (sin contar el dinero adicional que necesitan los diferentes planes de retiro para que finalmente no tengan problemas en cubrir sus obligaciones futuras, aún con los cambios legislados).  Parte de esa deuda está estructurada para que el gobierno no pague absolutamente nada por un largo periodo de tiempo, acumulando intereses, y al final tiene que pagar la totalidad de lo que tomó prestado mas los intereses acumulados.  Otra parte está estructurada para que el gobierno pague un interés fijo por un largo periodo de tiempo, y al final tiene que pagar la totalidad de lo que pidió prestado originalmente.

¿Que ha ocurrido a través del tiempo?

Cuando llega la “fecha de vencimiento” (el día en que tiene que pagar la totalidad de lo adeudado “de cantazo”), el gobierno se encuentra con que no tiene el dinero separado para hacer el pago.  Entonces, ¿qué creen que es lo que el gobierno ha hecho a través de muchos años para poder hacer ese pago grande?  Pues lo mismo que muchos puertorriqueños h

an hecho cuando necesitan saldar una deuda grande pero no tienen el dinero: tomar un préstamo nuevo, pagar lo adeudado en el viejo, y de una vez pedir dinero adicional para continuar poder gastando por encima de lo que deben.

photo-20

¿A qué punto hemos llegado?

Nos degradaron nuestro crédito a chatarra.  Por lo tanto, cuando vayamos a pedir prestado de nuevo para hacer lo mismo que hemos hecho hasta ahora, hay una mayor probabilidad que ocurra una de las siguientes situaciones:

  1. La tasa de interés que nos ofrezcan podrá der sumamente alta (sobre 10%)
  2. La tasa de interés podrá ser tan alta (mayor de 12%) que la constitución misma prohíba el que pidamos prestado con esas condiciones
  3. Que no haya suficientes interés en prestarnos la cantidad que pedimos que nos presten porque los inversionistas sencillamente no están dispuestos a prestarnos mas dinero (probablemente debido a lo relacionado al #2).

Si pasa la #1, entonces tendremos que separar aún mas del presupuesto para pagar los intereses que nos subieron.  Pero si pasa la #2 o la #3 es cuando enfrentaremos uno de los problemas que no se está discutiendo:  el gobierno literalmente no tendrá suficiente dinero en su cuenta para cumplir con la obligación de repagar lo que prometió repagar.  Si ocurre esta situación, nuestro crédito será degradado aún mas y los efectos negativos sobre nuestra economía serán mucho mas grandes.

Pero aún eso no es lo mas preocupante.  Lo que mas nos debe preocupar es el que dependemos totalmente de continuar pidiendo prestado solo para poder refinanciar deuda vieja.  No hay forma ALGUNA de eventualmente bajar la deuda si no comenzamos a repagar lo que se pidió prestado anteriormente.  Por lo tanto, hasta que no comencemos a separar dinero para el repago de principal, el problema sólo se hará peor.

¿Cuán grande es el problema?

Usando matemática simple, asumiendo que debemos $72 billones con fechas de vencimiento distintas cada año por los próximos 30 años, esto significa que tendremos que repagar, en promedio, $2.4 BILLONES CADA AÑO.  Esto representa casi un 25% del presupuesto anual del gobierno.  En otras palabras, después de hacer las reducciones para que no sigamos gastando mas de lo que entra, todavía hay que reducirlo por un 25% adicional ($2.4 billones mas) para poder cumplir con lo que necesitamos cumplir.  Esto sencillamente, en mi humilde opinión, será imposible de lograr.  Esto implicaría despidos masivos en el gobierno, cortes masivos en programas de asistencia gubernamental, con los efectos súper nocivos en nuestra economía.

¿Cuál es la solución?

Yo entiendo que el gobierno no tendrá mas opción que renegociar la deuda existente con los bonistas, ya sea extender el término de repago, reducir los intereses a pagar, y hasta negociar el condonar parte de la deuda.  El gobierno sí tiene algo de influencia y ventaja (si le pudiésemos llamar así) en estas negociaciones ya que la alternativa sería tan nociva para la economía que de todas maneras pondría el peligro el cumplir con las obligaciones.  Por otro lado, como el gobierno no se puede ir a quiebra, los bonistas podrían exigirle a una corte que se les pague con propiedades del gobierno.

La triste realidad es que cualquiera de estas tres opciones conlleva el que los inversionistas pierdan la fe en prestarle a Puerto Rico ya que lo que se acordó originalmente ahora no se podrá lograr, y por lo tanto, será mucho mas difícil el lograr que nos presten de nuevo hasta que demostremos que hemos enderezado el barco y nos merecemos que confíen en nosotros de nuevo.

¿Qué podemos hacer?

Lo importante es que no escondamos esta realidad y la enfrentemos como pueblo, en vez de lo que está sucediendo en estos momentos.  Vamos a discutir esto abiertamente.  Comencemos ahora mismo.  Ofrezcan sus ideas y comentarios aquí.  ¿Cómo ustedes creen que podríamos atajar este reto?  No se lo dejemos al gobierno.  Lo más importante, en vez de estarnos quejando de lo que está pasando, lo que tenemos que enfocarnos es en hacer bien  nuestra parte.

Deja de quejarte de tu país.  Simplemente haz bien TU parte.  Porque TÚ eres tu país, y todo comienza por casa.