Se escocotaron los bonos de PR, ¿y ahora qué?

Se cumplió la crónica de una muerte anunciada (ver mis artículos de abril de 2013) sin necesidad de que las casas acreditadoras degradasen nuestro crédito a chatarra. Los valores de nuestros bonos ya se escocotaron. Hasta ahora la prensa ha reportado varias de las razones para esta caída, como la insistencia del gobierno en mejorar la economía gastando más, y por lo tanto, queriendo aumentar más los recaudos, la insistencia de continuar la práctica de cubrir deficiencias en presupuestos con mas préstamos, la quiebra de Detroit, los artículos negativos en la prensa financiera de Estados Unidos sobre las finanzas del Gobierno de PR, las decisiones de varios fondos mutuos como los de Putnam de vender grandes bloques de bonos de PR, etc.

Se escocotaron los valores de los bonos del Gobierno de Puerto Rico y sus agencias

Los valores de los bonos de PR han caído a los niveles más bajos en nuestra historia. El Índice S&P Municipal Bond Puerto Rico mide el rendimiento total de estos bonos. Este rendimiento total incluye el rendimiento de los intereses que pagan mas el rendimiento del valor de los bonos. Hace un año (el 10 de septiembre de 2012) el valor de este índice estaba en 199.35. Ayer (10 de septiembre de 2013) estaba en 157.04. Esto representa un caída de 21.2% en los últimos 12 meses. En los últimos 5 años el índice estaba en 156.95, casi igual que al día de ayer. Esto significa que, tomando en cuenta tanto el valor de los bonos como sus intereses, en conjunto, los bonos medidos por el índice no han rendido NADA en 5 años. En comparación, las acciones grandes de EU, según medidas por el índice S&P 500, han rendido un +36.7% en el mismo periodo de 5 años, SIN CONTAR los dividendos que estas acciones pagaron durante ese periodo. Aún así todavía hay muchos que dudan de la necesidad de SIEMPRE tener acciones en una cartera de inversiones, y de no poner todo el dinero de la porción de bonos en bonos de PR a largo plazo.

Todos los bonos relacionados al Gobierno de Puerto Rico o a alguna de sus agencias o corporaciones públicas se han visto afectados, algunos por simplemente estar relacionados al gobierno, otros porque sus fuentes de repago corren peligro de no poder continuar respaldando el pago de intereses. Un buen ejemplo de esto son los bonos asociados a los ingresos del campo de golf de Coco Beach (Trump International Golf Course), los cuales son bonos del Fondo de Desarrollo Turístico de Puerto Rico (ver este artículo de Reuters para detalles: Puerto Rico golf club in $26.4 mln bond default -filing).

¿Por qué la gente cae de bobos con esto de los bonos de PR?

Cuando hablo con clientes que me llegan con carteras de inversiones que tienen bonos de Puerto Rico lo primero que les pregunto es ¿a ti te gusta tener todos los huevos en una canasta? La respuesta siempre es que no. La siguiente pregunta es, “y ¿por qué compraste bonos de PR?” la respuesta es una o varias de las siguientes razones:

  1. “La casa de corretaje me presta el 100% de lo que tengo para atrás y los intereses se pagan con lo que generan” (suena como tremendo “deal”, ¿verdad?)
  2. “Son seguros”, o vertientes de esto como “mi broker me dijo que estaban garantizados y que eran súper seguros”, “el gobierno nunca va a dejar de pagar los intereses”, “están garantizados por la constitución de PR”, o “no pierdo mi principal y me pagan un ingreso garantizado por 30 años”.
  3. “Me ahorro dinero porque no pago impuestos sobre lo que me pagan”

No solo se concentraron en comprar un solo tipo de inversión, olvidándose de la necesidad de diversificarse, sino que solo escucharon lo bueno y se olvidaron de todo lo malo que tiene el invertir en este tipo de bono. Desafortunadamente, cada una de estas razones son mitos comunes de los bonos. Digo mitos porque, aunque tienen algo de cierto, ninguna dice la verdad completa e inducen a un craso error de parte de los inversionistas. La realidad es que muchas veces cuando tomamos decisiones de inversión, solo nos enfocamos en lo bueno, y tendemos a descontar lo malo. El que nos lo vende está generando una comisión cuando los compramos (y cuando los vendemos). Tenemos todas las de perder cuando entramos a un negocio de esa forma, y por eso nos acaban cogiendo de bobos.

Primer mito: Puedes pedir prestado de gratis al invertir en bonos

Comencemos con el primer mito: el comprar bonos para prestarte para atrás el dinero que invertiste en un préstamo que te sale “gratis” porqe lo que te cobran de intereses en el préstamo es menos de los intereses que paga el bono. El término glamoroso que usa la industria es que estás “invirtiendo al margen”. Me he topado con varios casos en donde les han vendido gato por liebre sin explicarles el verdadero riesgo de lo que hicieron. Lo que no le explicaron en detalle (aunque probablemente firmaron un documento en dónde dicen que así lo entendían) es lo siguiente: el colateral del préstamo es el valor del bono. Si el valor de los bonos baja significativamente, así baja su colateral, y el “banco” (la casa de corretaje) está obligada a ejecutar una “llamada de margen” o “margin call”: o depositas suficiente dinero en la cuenta para que el colateral vuelva a subir, o tienes que vender suficiente de las inversiones que compraste para que el colateral no esté tan comprometido. Lo mas común es que el inversionista decida vender ya que no suele tener fondos discrecionales para aportarle mas a la cuenta. Estas ventas por llamadas de margen empiezan a ocurrir en masa si muchos inversionistas venden en vez de aportar mas dinero a la cuenta, lo que causa un espiral de caída en los valores de esos bonos. Esta caída ocurre porque habrá mas gente ofreciendo vender que los que estarán ofreciendo comprar. Esto a su vez causa que los que ofrezcan a vender tengan que vender su bono a un precio menor aún para atraer a los compradores. Este tipo de situación fue la que causó la caída de los años treinta, y la Gran Depresión, porque ocurrió a gran escala en acciones.

Los medios no han reseñado este problema en Puerto Rico, y las casas de corretaje se lo tienen bien calladito. En mi opinión, las llamadas de márgen, si no han comenzado ya, comenzarán a ocurrir si siguen bajando los valores de los bonos. Lo triste es que las casas de corretaje y los brokers ganarán mucho dinero en las comisiones que generarán dichas ventas.

Segundo mito: Los bonos son seguros

Imagínate los siguiente: Hace un año compraste $100,000 en bonos del gobierno de PR, y cuando recibes tu estado de cuenta ves que valen cerca de los $100,000, y que pagan un interés fijo de 6% ($6,000) por los próximos 30 años. Un año después abres tu cuenta y dice que tus bonos ahora valen $60,000, y que has recibido en intereses $6,000 durante el año, para un rendimiento total de $66,000. Pero un momento, cuando los compraste, ¿no te habían dicho que eran seguros, y que tanto el principal como los intereses estaban garantizados?

La respuesta es que sí, y que no también, y me explico. La garantía tiene dos componentes: garantía de que cada año recibirás $6,000 y de que al final de los 30 años te devolverán $100,000. Pero MUCHAS cosas pueden pasar en el camino. Una de ellas esta pasando en estos momentos – los inversionistas creen que hay duda sobre si el gobierno de PR podrá cumplir con esas dos garantías por los próximos 29 años, y por lo tanto, no van a pagar lo mismo que tu pagaste por esos bonos. Otra cosa que puede pasar durante los próximos 29 años es que, independientemente de la calidad del crédito del gobierno de PR, las tasas de interés en el mercado puede que suban (y en estos momentos estamos, en general, en un ambiente de tasas de interés sumamente bajas). Si las tasas suben, los inversionistas van a poder comprar bonos nuevos que por los mismos $100,000 recibirán, por ejemplo, un 10% cada año ($10,000/año). ¿Por qué ese inversionista estaría interesado en comprarte tus bonos que solo pagan $6,000/año cuando pueden ir a mercado y comprar uno nuevo con los mismos $100,000 que les pagará $10,000/año en intereses? La realidad es que lo más que estará dispuesto a pagarte por tus bonos es $60,000. Esto es porque al invertir $60,000 en tus bonos, recibirá $6,000/año de estos bonos, y eso equivale a 10% de $60,000, lo mismo que recibiría si invierte $60,000 en bonos nuevos al 10%.

O sea, el valor de tus bonos fluctuará constantemente según cambien el crédito del gobierno y las tasas de interés. Si mejora el crédito o bajan las tasas de intereses, el valor subirá. Pero si baja el crédito o suben las tasas de intereses, bajarán los valores de mercado de los bonos. Estas garantías (los pagos de intereses y la devolución del “face value” del bono) solo son válidas si aguantas tu inversión por la vida del bono, y si el gobierno no deja de pagar. El valor a través del tiempo NO ESTÁ GARANTIZADO. Conozco a MUY POCOS inversionistas que aguantan estos bonos por los 30 años – muchas situaciones ocurren en el camino en las cuales se dan cuenta que necesitan acceder a lo que invirtieron para poder cubrir necesidades, y en ese momento pueden darse con la situación que estamos viendo en estos momentos – que perderán mucho de lo que invirtieron al vender.

Tercer mito: Me ahorro dinero porque no pago impuestos sobre lo que me pagan

Mi meta es pagar más impuestos todos los años. ¿Por qué? Porque yo me encargo que le pago al gobierno lo menos posible legalmente por lo que me gano. Siempre y cuando me sobre más cada año, entonces no me importa pagarle más al gobierno cada año en contribuciones. El mismo análisis hay que hacer con inversiones exentas de contribuciones. A veces es mejor comprar bonos en los cuales tienes pagar impuestos sobre los intereses que recibas.

Por ejemplo, si tienes para escoger dos bonos de la misma calidad. El exento te paga 6% en tus $100,000, o $6,000/año, y no tienes que pagar nada en contribuciones. El otro te paga 10% en los $100,000, o $10,000/año, pero tienes que pagarle a Hacienda (asumiendo la tasa máxima) el 33% de eso, y te sobran $7,700. ¿Cuál de los dos bonos es mejor inversión para ti, el que te deja $6,000/año limpios o el que te deja $7,700/año limpios?

En mi experiencia, en la mayoría de los casos que he analizado, el tomar decisiones de inversión solo por ahorrar impuestos acaba siendo nefasto para sus finanzas. En la inmensa mayoría de esos casos el cliente nunca analizó cuál sería la alternativa de la inversión exenta a la no-exenta para ver cuál le convenía mas.

Si soy dueño de bonos del gobierno de Puerto Rico, sus agencias, o corporaciones públicas, ¿qué debo hacer?

Si tienes una cantidad significativa invertida en bonos de Puerto Rico debes consultar con un coach financiero que trabaje para ti y no tenga conflictos de interés relacionados a las recomendaciones que te haga (para empezar, que no venda productos de inversión a comisión). Este coach te ayudará a determinar qué es lo que más te conviene a ti hacer en estos momentos dada tu situación en particular. Lo peor que puedes hacer es lo que muchos hacen: “esperar a que suban de valor de nuevo”. Recuerda que lo que es malo puede continuar siendo malo por mucho tiempo, y el no cambiar de estrategia a una mas prudente puede causar el que pierdas la oportunidad de volver a crecer el valor de tus inversiones. Para más detalles de las ventajas de trabajar con un coach, visita nuestro website o el MRI de Inversiones.